Sal de la crisis de un modo ruin: hazte gorrilla




La profesión de gorrilla es una de las más odiadas que existe. Las de guardia civil de tráfico, inspector de hacienda o cartero comercial que te toca el telefonillo a las 8 de la mañana también son odiadas pero al menos son legales.

Supongo que todos sabéis lo que es un gorrilla ¿No? Es ese espécimen que te indica como aparcar o incluso te busca un sitio y al que luego le das una propina a cambio de que no te ralle el coche o te arranque un retrovisor. Aquí tenéis una curiosa Definición de gorrilla

Sin embargo el negocio es claro: sin invertir ni un duro y tan sólo pegándose varias horas en la calle en alguna zona con mal aparcamiento (vamos, casi todas en una gran ciudad) puedes obtener dinero a base de coaccionar a honrados conductores que desean aparcar su coche. Es imprescindible imagen, aunque en este caso, mejor mala imagen. Aspecto desaliñado, ropa vieja y sobada y si es posible aspecto de drogadicto o gente de mal vivir...

Eso si, date prisa, antes de que las nuevas leyes signifiquen El fin de los gorrillas