La pitia III

Si ya leisteis los anteriores capitulos...

la pitia I

la pitia II

Aqui viene la tercera parte de la trilogia:

Mamporrero: Según la RAE, Hombre que dirige el miembro del caballo en el acto de la generación. Según el FMZ, jugador que calienta la máquina para que otro se la lleve. Es inevitable ser o haber sido mamporrero de algún jugador, y si has jugado lo bastante, hasta has podido tener tus propios mamporreros, lo cual, admitámoslo, es una sensación bastante agradable que uno ha de procurar ocultar con una cara digna del Rey de Corazones. Pero lo cierto es que a efectos mentales, suele ser bastante frustrante que el que ha esperado que termines se lleve cual Agencia Tributaria parte de tu inversión. Es importante tener en cuenta, que trascender en la renuncia es un proceso a veces doloroso. Por eso, una renuncia, como una guerra, ha de ser con todas las consecuencias.

Jurídicamente, se desiste de la acción, y se renuncia al derecho. Pues aquí ha de ser igual. Si has dicho basta, se acabó. Lo que obtuvieses te lo llevas, si te has dejado algo una vez más tienes que admitir que no era tuyo, que no es tuyo, y que por supuesto tampoco será tuyo. Los mamporreros suelen abundar en bares y salones recreativos, es decir, en todas partes. Si no te gustan, evita horarios con afluencia de público, y teniendo en cuenta el FMC, mejor es un Jueves por la noche y un Domingo por la noche que un Viernes o un Sábado. Piensa que es como saber cuando hay dinero en el banco para ponerte la media en la cabeza en el momento adecuado.

Los mamporreros son expertos en saber cuando una pitia va a predecir abundancia. Manejan con maestría el dinero con el que cuentan, que en el caso de una gran parte de ellos (jubilados) es bastante escaso. Nunca se meten donde cubre. Viven en salones recreativos y calculan los biorritmos de las Pitias, de tal modo, que si estas pudieran tener la regla, ellos sabrían cuando ponerles la compresa. También calculan los carruseles de mega premios (en torno a 400 euros), por lo que es fácil saber cuando va a caer uno: cuando no te dejan jugar porque ocupan todas las Pitias. También están a la caza de fichas de juego superior que hayan quedado sin jugar por escasez de fondos de algún jugador.

En cambio, no todo el mundo se ha jubilado y no tiene el tiempo necesario para estudiar al enemigo, y por eso precisamente su saber se hace valioso. Salvo que vayamos a por todas (lo cual es algo que directamente no recomiendo) la técnica mamporrera es de las más rentables. Y eso es así porque se basan en un método que ya nos adelantó el FMC como el método a seguir para ganar (o al menos, no perder).

Mestoy quitando

Ganancias medias: Este es el método. Uno ha de tener en cuenta que la chica de sus sueños puede estar tras cualquier esquina. Pero lo normal no es encontrarse a Giselle Bündchen a las primeras de cambio. Ni a las segundas. Ni a las terceras. Es más, la mayoría ni se la encuentra. Aquí pasa lo mismo. Como dijo Bruce Lee en Operación Dragón (antes de soltarle la toba al alumno, que no se fue muy convencido): No pienses, siente. Este dedo te está señalando el camino hacia la Luna. (Toba). Si pones tu atención en el dedo, perderás toda la gloria celestial. Esa es la idea: nunca alcanzarás la trascendencia si te obcecas en conseguir el objetivo máximo. Porque primero, no habrás aprendido a renunciar. Segundo, porque incluso habrías podido tener un excelente plan de ganancias medias si hubieras sabido conformarte. Muchas veces perderás veinte cuando jugabas diez e ibas ganando veinte en algún momento de esa sesión. Pues esa es la idea, salvo que dejes caza herida en el monte, ganar el doble de lo que te juegas está bien, entonces ¿por qué joderlo?. Ya has jugado todas las fichas, tienes dieciocho o veinte euros cuando jugabas diez, pese a que no eran tuyos. Tienes diez cuando jugabas cuatro, pese a que no eran tuyos. Ve a comprarte algo que necesites, anda. No sólo has de ponerte un límite de gasto, también has de ponerte un listón de ganancias, ya que sólo así si puedes ganar te irás ganando.

¿Que acabas de Mamporrero? Una pena, pero hazme caso: 9 de cada 10 veces el que tiene buenas predicciones en el oráculo deja a la pitia en cambio de ciclo y con hambre. Voraz. En cualquier caso, si nada de eso funciona, Bruce Lee te enseñará a base de tobas, como al alumno de la película, que aprendió que no podía fiarse de Bruce, y que no debía obcecarse en el dedo, ya que no vería moverse la otra mano, y le podía caer una toba en cualquier momento.